Una de las cosas que hacen bien los sistemas de información es guardar la información 😉


Esta obviedad tiene un importante impacto también en la gestión de dietas donde el histórico de la información tiene una utilidad mucho más crítica de lo que parece en los tres BENEFICIOS que Coquus aporta al proceso de alimentación hospitalaria:

SIMPLIFICAR: veamos el caso de una reclamación o denuncia vinculada a la alimentación

Con el volumen que mueven los hospitales, las elevadas expectativas de los pacientes y muchas otras circunstancias, puede llegar el día en que os enfrentéis a una reclamación o denuncia relacionada con la alimentación de un paciente.
En ese momento es donde el sistema de información, Coquus en nuestro caso, puede simplificar el proceso de investigación en un par de clicks.
Así, es tremendamente sencillo obtener un informe de todas las ingestas asociadas a un determinado paciente, ya sea de hospitalización, urgencias, hospital de día…
Además, si así se ha registrado, podremos consultar también los extras entregados.
Por último, con el sistema de control de versionado de recetas, también tendremos la seguridad de disponer de la información real de los ingredientes que componían los platos que fueron servidos a dicho paciente.


Obtener la información detallada de todo lo sucedido serán unos pocos clicks gracias a la eficaz gestión del histórico de Coquus. 


SEGURIDAD: veamos el caso de la gestión de una alerta alimentaria

De nuevo, disponiendo de toda la información bien estructurada estamos a solo unos pocos clicks de saber todos los platos servidos desde Coquus en un rango de fechas determinado.
Eso nos permite ver todo lo que se ha servido y a quién! De modo que ante una alerta de un determinado producto resultará muy sencillo extraer la relación de pacientes a los que se debe avisar de la alerta recién identificada. De nuevo un proceso trivial disponiendo de las utilidades adecuadas, como sucede en Coquus, frente a un problema burocrático importante si no se dispone de ellas.

AHORRO DE COSTES: veamos el caso de la previsión de compra

Es muy habitual escuchar la alta valoración de los históricos de platos servidos que se realizan desde cocina. Hacer la previsión de compra para fabricar 500, 1.000 o 1.500 platos es una labor delicada sobre todo si debes hacerlo con varios días de antelación… o algunos más si tienes línea fría.
Por eso resulta tremendamente útil poder utilizar los datos históricos para saber como se comportó la demanda en el pasado.

Así, si se acerca un puente, el inicio del verano o un festivo puedes obtener como el histórico de productos consumidos en ese mismo puente, fecha singular o rango de fechas del mes pasado, del año pasado o cuando más te convenga para refinar esa previsión y conseguir una compra lo más eficiente posible.