En este artículo nos ponemos al día sobre una tendencia tecnológica que posiblemente acabe en nuestras cocinas hospitalarias… o en nuestros bolsillos!! Los ejemplos que veremos os permitirán conocer lo que pueden hacer hoy las cámaras de fotos y reflexionar sobre la repercusión que pueden tener en la hostelería hospitalaria.

La semana pasada Coquus ofrecía una charla sobre automatización en las Jornadas de Hostelería Hospitalaria de Portugal y entre las ponencias se colaron dos noticias sobre el uso de cámaras y alimentación:

  • Un ejemplo de la charla de Coquus, donde se hablaba de un teléfono de con un espectrómetro integrado… ahora hablaremos de él
  • Otro ejemplo del hospital Reina Sofía de Córdoba donde utilizan una cámara para grabar todas las bandejas que salen de la línea de emplatado en el contexto de una charla sobre Food Defense

Las cámaras empiezan a aparecer en escena!!

El síntoma más evidente lo protagonizan el boom de aplicaciones de gestión de dietas que ya proponen utilizar la cámara. La preocupación por la alimentación ha lanzado al mercado muchas aplicaciones móviles que nos permiten registrar lo que comemos para llevar un control… pero ese registro es complicado.

Aprovechando los potentes móviles que todos llevamos encima y el estado de la tecnología de reconocimiento de imágenes, muchas de esas aplicaciones te ofrece ahora una ayuda casi mágica para el registro: sencillamente, fotografía la comida!!

¿Cómo funcionan?

Se trata de servicios cuyo proceso pasa por varias etapas:

  • En primer lugar, la cámara saca una foto al plato… hasta ahí todo normal
  • Un poco de inteligencia artificial para que unos algoritmos matemáticos de reconocimiento identifiquen las diferentes “cosas” que hay en el plato
  • Otros algoritmos que cruzan las imágenes de esas “cosas” con enormes bases de datos para encontrar coincidencias que les permitan asociar un alimento a casa una de esas “cosas”
  • Un poco más de matemáticas para estimar el volumen de cada “cosa”, que ahora ya es un alimento
  • Unas últimas cuentas sencillas para proyectar los valores nutricionales o la información deseada sobre esas cantidades de alimentos

Y con todo eso, voila!, ya tenemos la magia de que nuestro teléfono nos diga que tenemos en el plato, los nombres de los productos, sus cantidades y su información nutricional… o casi. Todavía hay que corregirle de vez en cuando… pero cada vez es más listo!!

Unos utilizan la inteligencia artificial para que el reconocimiento de imágenes te permita “encontrar a Wally” 😉 y otros para identificar los nutrientes de lo que tienes delante de tu cámara!!

Por poneros un ejemplo, “CALORIE MAMA” es una de las más conocidas y su servicio de reconocimiento esta disponible para ser integrado en otras aplicaciones y servicios. Incluso podéis probarlo en la web subiendo una foto de internet o una foto vuestra para probar lo bien que identifica los alimentos y cantidades!! Para eso solo tenéis que ir a esa ENLACE TEST CALORIE MAMA

LIFESUM es otra app que ofrece el mismo servicio. Estamos hablando de apps con un coste entre 3 y 8 dólares al mes… mucho menos de lo que cuesta cualquier utensilio de la cocina!! (LIFESUM además está en español 😉 )

Y así muchas otras: Lose it!, Bitesnap, Snaq, etc. Muchas con servicios para que otras empresas utilicen su tecnología para reconocer platos de comida.

Sodexo, esa gigantesca empresa que también está en muchas cocinas y cafeterías de vuestros hospitales, también ha activado como muchas multinacionales una línea de innovación abierta financiada con su vehículo de capital riesgo Sodexo Ventures, creado en 2016.

El año pasado invirtió en AEYE-GO, una startup china especializada en reconocimiento de imagen, tanto de bandejas como de caras, para facilitar el checkout en los servicios de comida con colas… Y ya lo está utilizando!!! 

Existen otras tecnologías como los espectrómetros. Dispositivos que emiten un haz de luz que agita las moléculas de la materia y recogen la luz alterada por esas vibraciones para traducir esa información al detalle de la composición molecular del objeto analizado. Esto que es tecnológicamente sofisticado ya se comercializa por poco más de 200$ a través de la startup SCIO o directamente integrado en tu móvil como pasa con el teléfono Changhong H2, que usaba como ejemplo en mi charla sobre automatización la semana pasada. 


Sea con reconocimiento de imagen o espectrómetros, ciertamente la tecnología está a punto de popularizar una identificación inteligente de alimentos que nos permitirá llevar a cabo automatizaciones sorprendentes… Conocer la info nutricional o los alérgenos podrá ser comprobado con tanta rapidez como hacerse un selfie!

También lo podrán hacer tus consumidores o pacientes, así que ojo a la información nutricional que les ofrecéis (y que debéis ofrecerles!) porque tendrán tecnología punta en sus manos para poder comprobarlo. Que no se te adelanten!!!